OsirisSoul

Some pieces of my World

mi Fe

Me obligo a leer a Weber (el político y el científico). Yo encantado sino fuera por la espada de Damocles que supone el tiempo disponible. Vuelco aquí algunas reflexiones al respecto.

Sobre la vocación íntima de la ciencia. Weber señala que lo que define al trabajador científico, lo que orienta su actividad, es un sentimiento por el cual “tuvieron que pasar milenios antes de que yo apareciera y milenios aguardaron en silencio a que yo comprobase esta hipótesis”. Dicho de otra manera, descubrir o tomar conciencia de algo que siempre ha estado ahí, pero de lo que nadie había reparado con anterioridad. Este intangible es el que señala Weber como la vocación íntima de la ciencia. Sin embargo, a esa meta no se llega sólo con una pasión o un deseo por llegar, que se presupone, sino que lo realmente decisivo es la inspiración, la ocurrencia de lo que es precisamente adecuado en ese momento. Y esta ocurrencia no deviene sino tras un duro trabajo, y aquí las excepciones sí que son la confirmación de la regla. De esta forma, se tiene que trabajo más pasión son los presupuestos básicos de la inspiración, la cual, sin embargo, puede o no puede venir; aquellas no aseguran esta, aunque si la facilitan.

Por otra lado si bien el arte, que comparte con la ciencia todo lo dicho hasta ahora sobre la vocación íntima, sí que es capaz de llegar en ocasiones a resultados acabados en términos absolutos, la llamada “obra de arte”, la ciencia está sometida a la “corriente del progreso”; todo lo producido se une a una pila acumulativa de conocimiento de tal forma que el tiempo lo dejará irremediablemente anticuado. El logro científico, por brillante o revolucionario que resulte, está condenado a ser superado y a envejecer.

Y estas son las realidades a las que se tiene que enfrentar el científico, y las que pondrán a prueba si tiene o no vocación intima para ello: el tener que vivir con pasión una profesión que le exigirá trabajar muy duro, hacer revisión constante y preocupada de las cuestiones abiertas para algún día, si es que ha de llegar, encontrar la inspiración que le de la clave de lo que busca la cual, en última instancia, estará condenada a ser superada más antes que después. Ante este panorama, ¿qué sentido tiene entonces la ciencia?.

La respuesta a esta última pregunta la dejamos para otro día.

Anuncios

febrero 28, 2008 - Posted by | pensamientos, preguntas

5 comentarios »

  1. Thomas Eddison (no sé si se escribe así) decía que el genio es un 1% de inspiración y un 90% de transpiración. Mi padre me lo recuerda a diario, yo le recuerdo que registró la patente de cosas que no está comprobado que él inventara y que probablemente esa frase tampoco sea suya, pero al caso sí que viene.

    En cuanto al arte, my friend, todo está sujeto a revisión y todo requiere un arduo trabajo, believe me… a pesar de que los vanguardistas se empeñen en vendernos un migitorio dado vuelta… (el tipo se rompió la cabeza para exponer eso) sostengo que hay muchas formas de arte y todas ellas requieren una dedicación cuasi monacal… entre ellas tres que mi querido abuelo (del que hoy me acuerdo en especial)dominaba: el arte de vivir, el arte de hacer felices a quienes te rodean y el arte de disfrutar de TODO (bueno y malo)… está visto que de esa rama artística he heredado poco, nada de nada de su buen comer y tan sólo algo de su talento para el dibujo.

    Estudia.

    Comentario por cocachina | febrero 28, 2008 | Responder

  2. Después de Husserl ahora Weber. Pronto serémos expertos en filosofía de la ciencia:)

    Es el problema de la cienca parece, siempre habrá algo más de investigar.. y en el arte, algo más de crear. La diferencia es que la obra de arte tiene su vida infinita (o así podría ser, mientras tenga espectadores (de todo tipo). La ciencia, aunque siempre caduca, da bases nuevas de dónde empezar. Pero su problema es hasta dónde aspira llegar?

    Comentario por Reli | febrero 28, 2008 | Responder

  3. Cocachina, supongo que el 9% que falta es la picaresca que mencionas, también muy necesaria. Me gusta la fórmula.

    Reli, la ciencia nunca llegará a dar respuestas sobre lo que está bien o está mal (en términos absolutos o trascendentes), sino métodos para pensar e instrumentos y disciplina para hacerlo. Si no hace eso, deja de ser ciencia y se convierte en religión o política (en ideología).

    Las dos me hacéis reflexiones sobre el arte, cuando para mi texto era algo lateral…. Lo pensaré.

    Comentario por Osiris | febrero 28, 2008 | Responder

  4. Precisamente hoy leía este articulo en el que comentan que en nuestro país denegaron por tres veces una ayuda para investigación a un cientifico sobre la premisa de que “Eso no lo ha hecho nadie en el mundo todavía”. Como dice el científico, “Claro si lo hubiera hecho alguien, no estaríamos investigándolo”.

    Comentario por Brisuón Çafren | febrero 28, 2008 | Responder

  5. Sobre el arte, no hablaré. Creo que la palabra está tan prostituida que no es fácil colocarla en su inicial acepción.

    Comentario por Brisuón Çafren | febrero 28, 2008 | Responder


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: