OsirisSoul

Some pieces of my World

El león débil

He salido a correr. Y me he empleado a fondo. Tenía que sacar todo el veneno que me tomé hace 36 horas.

Siguiendo la técnica de mi gran amigo el Sr. Brisuón, aceleré, aceleré y aceleré. Cuanto más se incrementa el ritmo, menos se oye lo de fuera (y también lo de dentro). A partir de un determinado momento la lucha es titánica: el instinto de parar YA, se opone al deseo de alcanzar lo que decidiste lograr. Y en medio, un árbitro que, tentado por ambos extremos, duda y duda. Pero hoy la leyenda del león débil se quebró. Bajé dos minutos mi mejor tiempo.

¿Y el veneno? Desgraciadamente, siempre queda algo dentro.

marzo 14, 2008 Posted by | momentos | 1 comentario